Una vida de alegría musical

Si hay una tradición que no acepta penas ni tristezas esa es la parranda puertorriqueña. Una vez se llega a ese punto de encuentro, quedan fuera las amarguras… al menos por un rato.

Eso lo sabe muy bien el cantautor José Nogueras, quien ha dedicado las pasadas tres décadas a cantarle a la Navidad con temas colmados de humor y reflexión sobre el valor cristiano de esta época.

“El terreno de la parranda es un terreno de común alegría, quiere decir que 30 años abonando a esa parte de nuestra cultura, a esa parte de nuestra idiosincrasia, no puede ser menos que un privilegio”, dice el productor y compositor, de 64 años.

 “Celebrando 30 años de parranda” es el título del álbum que presenta esta temporada para festejar con sus seguidores lo que ha sido su vida musical, aunque también ha explorado el rock, la salsa y el género cristiano.

“Son canciones nuevas. Dije ‘no voy a celebrar yendo al pasado’. ya hice uno de todas las canciones viejas, pero estas son canciones nuevas con diferentes mensajes”, detalla de la producción de nueve títulos dirigidos por Ángelo Padró.

Del repertorio, Nogueras destaca tres temas: el primero, “Somos un solo pueblo, una misma tradición”, que alude a “esas cosas que nos unen, que están ahí y que son tan fácil sacarle el polvo y ponerlas en práctica”.

El segundo es “El mareíto”, una letra jocosa que se presta a distintas interpretaciones. “Dicen que me muero y no me muero na’, es un mareíto que a veces me da”, establece el coro.

Y el tercero es “Promesa y regalo”, una composición romántica enmarcada en la Navidad.

Aunque musicalmente Nogueras gusta de trabajar sobre las fusiones, su catálogo navideño ha procurado mantenerlo dentro de la sonoridad tradicional.

“No puedes cambiar la base de la música nuestra. En la base tiene que haber una conga, tiene que haber un bongó,  un güícharo, tiene que haber un bajo, eso si lo quitas ya no es; y la temática yo la he cuidado, porque ‘el lechón se coge, se mata y se pela’, es muy fácil, y a mí nunca me gustó, así que por eso ves que mis canciones las he cuidado. Cada canción tiene una personalidad”, expuso el autor del clásico “Amada mía”, que popularizó Cheo Feliciano (1935-2014).

“Los tambores me están llamando”.

Nogueras  tiene la agenda cargada de contrataciones para esta temporada. Cantará en Puerto Rico, en Orlando y en Nueva York durante lo que resta de noviembre, diciembre y enero.

Este trajín ya le está haciendo estragos en la voz. Desde el pasado sábado batalla con una laringitis. “Cada vez se me hace un poquito más difícil mantener la garganta en condiciones”, dice quien además se mantiene activo con la promoción de su libro “Positivo, siempre positivo”.

Aunque es consciente de que la música tradicional navideña lo acompañará por el resto de su vida, el cantante  se encuentra en un momento de reflexión sobre su futuro artístico. Desconoce si grabará para la próxima Navidad.

“No sé, no sé. Los que me conocen bien, bien -y mi pueblo no me conoce bien, me conocen bien mis amigos- saben que yo empecé haciendo rock, me encanta el rock, he hecho mucha salsa, hago fusiones, me encanta, y estoy buscando a ver si llego a un periodo donde empiece a darme satisfacción yo, y no sé por dónde voy a caminar musicalmente”, confiesa la voz de “Dame la mano paloma”, “No quieren parar” y “Guineítos con corn beef”.

En el estudio de grabación que posee en su casa tiene material para tres producciones, una de salsa, otra cristiana y otra en la que el tambor será protagonista.

“Los tambores me están llamando”.

Fuente: elnuevodia.com